Por Analía Trincado
Coordinadora del Programa de Capacitación de Enfermería

Abbvie Laboratories Argentina

 

 

 

 

 

 

 

Ante todo, quiero comunicarles que estoy muy feliz de sumarme a esta Red de Enfermería que, día a día, trabaja, educa y empodera esta hermosa profesión.

 

El rol que quiero desempeñar es el de apoyarlas, entenderlas y poder participar junto a ustedes en todo lo que se necesite. Lo esencial y primordial, para mí, es que estén unidas y comunicadas, con entusiasmo y dedicación. Voy a colaborar y aprovechar mi función para que esto se lleve a cabo.

 

Por suerte, nos apoya un laboratorio al cual le interesa, principalmente, brindar y mejorar la calidad de vida de los pacientes. Ese es su principal mensaje y compromiso.

 

Cuando recibí la propuesta, sentí una gran emoción y entusiasmo porque admiro y valoro muchísimo el esfuerzo y esmero de Enfermería. Me llena de orgullo estar junto a personas que están al servicio de los demás.

 

Con respecto a mi vida personal, perdí un embarazo de ocho meses hace diez años y, debido a eso, me costó mucho lograr ser mamá nuevamente. Pude superar ese trance tan doloroso de mi vida y fue una Enfermera quien me dio fuerzas y me ayudo a superarlo.

 

Después de mucho tiempo, llego mi primera hija con temores y ansiedades. Y, una vez más, fue una Enfermera quien me acompaño y alentó en todo.

 

Las Enfermeras que pasaron por mi vida han dejado una marca muy importante que no se borrará nunca. Es por todo esto que les cuento, en tan pocas palabras, el lugar que ocupan en mi vida. Hoy, tengo dos hijas maravillosas a las cuales amo y son la razón de mis días (Guadalupe, de cinco años; y Julieta, de 1 año).

 

Las alegrías y las angustias que he vivido cambiaron los valores que, hoy, tengo y las Enfermeras tuvieron protagonismo en mucho de ello. Me levanto, todos los días, agradeciendo mi salud y la de todos mis seres queridos, la paz, la felicidad y la alegría con la que vivo.

 

También, agradezco mi trabajo que, a partir de ahora, será junto a ustedes y me permitirá ayudar a los que más lo necesitan: esos bebitos tan vulnerables que no han tenido opción y llegaron antes a este mundo. Por suerte están las Enfermeras y Enfermeros para cuidarlos y atenderlos y hacer más fácil y llevadera la vida de sus familias.

 

Siempre digo que tanto los médicos (porque, anteriormente, visitaba a los neonatólogos) como las Enfermeras que están tanto tiempo dedicados a sus pacientes trabajan por vocación y servicio sin medir tiempo ni horarios a cumplir. Son profesionales que siempre tratan de ver la mejora de su paciente por poca que sea, y en este caso, que estos bebés salgan adelante, festejan el logro de su mejoría y se involucran mucho con su familia y el entorno social y económico que los rodea. Eso no pasa con muchos profesionales.

 

Hacer talleres para padres e involucrarse para mejorar su calidad de vida y un montón de cosas extras permite ver que su trabajo tiene un valor especial. Y, hoy, son muy pocas las personas que trabajan por vocación de servir, de ayudar y de educar.

 

Me enorgullece mucho compartir, a partir de ahora, mi trabajo con ustedes. Muchas gracias de todo corazón y estamos juntas y juntos para crecer y generar, con nuestro apoyo, un mundo de bebés y niños más felices. Podemos lograrlo.

sending
< JUN AGO >
Julio 2017
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31
Actividades del día

Los días y horarios pueden estar sujetos a modificación sin previo aviso.